miércoles, 2 de diciembre de 2015

C is for Cookie

Hice mi primera megagalleta en 2011, hace ya más de cuatro años. Me puse a ello a raíz de un post en el blog El Comidista, donde comentaban que espontáneamente unos cuantos tuiteros cocineros habían decidido hacer distintas variantes de la Megagalleta de una conocida página de recetas estadounidense. La idea era innovar usando como base algo tan típico como una cookie enorme, una tarta cookie, realmente. Me puse a leer y según veía las fotos de lo que hacía la gente la boca se me hacía agua, así que opté por hacer yo mismo una megagalleta. Ya que iba a ser la primera, preferí ceñirme a la receta estándar de 101 Cookbooks.

En este tiempo habré hecho más de veinte megacookies, así que puedo certificar que la receta funciona. ¡Y de qué manera!

380 gr de harina integral (aunque yo usé normal)
1 cucharada y media de levadura Royal
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharada y algo más de sal
225 gr de mantequilla (y un poco más para engrasar el molde)
140 gr de azúcar moreno
200 gr de azúcar
2 huevos
Un poco de extracto de vainilla
225 gr de chocolate

¿Qué tipo de chocolate? Diría que mejor puro, pero no muy fuerte ni muy amargo, pero realmente es según gustos. Yo mezclé dos variedades de puro, uno más fuerte que el otro, y no ha quedado nada mal el contraste. Completé la cantidad necesaria con gotas de chocolate, las típicas que tienen las cookies de las pastelerías.

Lo primero es precalentar el horno a unos 170-180 ºC y engrasar el molde, un recipiente que pueda ponerse al horno, de entre 25 y 28 cm de diámetro y unos 5 de altura. Si vais a usar papel vegetal para impedir que se pegue, como hice yo, no es necesario engrasar el molde con mantequilla. También es el momento de cortar el chocolate en pequeños trozos

En un bol grande (¡pero no el más grande!), se echan la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal, y se mezcla. Después se corta la mantequilla en trozos pequeños, de alrededor de 1 cm de largo. En un bol más grande se pone el azúcar, y luego los trozos de mantequilla. Removed como podáis (no es cómodo) y verted uno de los huevos. Removed más y echad el otro. Espolvoread la vainilla (poco más de una cucharada y media) y seguid removiendo. No es fácil, porque la mantequilla normalmente seguirá en trozos más o menos grande. Usar las varillas es muy útil, y quien quiera puede probar a hacerlo con las eléctricas. Yo estuve unos minutos removiendo tanto con varillas como con la espátula y conseguí una masa espesa pero compacta, aunque conservaba algunos grumos de mantequilla, pero no es grave que se queden.

Una vez logrado lo anterior, se vierte el contenido del otro bol (la harina con lo demás) y se remueve. Enseguida se solidificará, hay que mover hasta que las dos mezclas estén ligadas pero no demasiado tiempo (la receta dice que unos 30 segundos, yo tardé algo más: lo lo importante es que la harina se una al resto).

Ahora se echa el chocolate en trozos encima, pero reservando una parte para el final. Mezclad bien todo, que los trozos de chocolate se distribuyan bien, pero no remováis más de la cuenta. Una vez logrado, id rellenando el molde con la pasta extraña que tendréis, y cuando lo hagáis, echad los trozos de chocolate que os quedaban por encima. Apretadlos un poco sobre la masa para que se incrusten, pero sin hundirlos. Sólo falta hornear el molde durante entre 35 y 45 minutos, lo necesario hasta que los bordes estén un poco dorados y el centro esté sólido.

El sabor es increíble. Muy contundente, eso sí, y con un trozo pequeño hay más que suficiente para una persona, pero está buenísima. Una vez dominada la receta estándar, se puede ir innovando con pequeñas variaciones: usar un chocolate diferente (aunque el blanco no hace gran papel, ya que se deshace con el calor), añadir avellana rallada a la mezcla, trozos de cacahuete...

jueves, 16 de octubre de 2014

El sinsentido de la censura en videoclips

En Francia se censuran rutinariamente los videoclips.

Tenemos la costumbre de poner canales de videoclips durante los fines de semana, y hace tiempo nos dimos cuenta de que en este país abusan de los efectos de desenfoque: ocultan cigarrillos, puros, bebidas alcohólicas y logos en la ropa. Unir eso con los videoclips actuales, llenos de product placement, significa tapar un buen número de elementos de cualquiera de esos vídeos.

Sin embargo, el peor ejemplo de esta censura (una imaginación que parecen compartir con Reino Unido), que imagino estará dirigida a proteger a los más pequeños, se pudo ver hace unos años en el vídeo de Misery, del grupo Marroon 5. Esta es la versión normal, que puede verse en cualquier país e incluso en Youtube.


Y aquí tenéis la versión que fue emitida en las televisiones francesas e inglesas.

martes, 16 de septiembre de 2014

Burgers: Loulou Friendly Diner

Me encantan las hamburguesas. Creo que nunca he comido tantas como desde que vivo en París. Si algo bueno tiene estar en una gran ciudad, es que tienes una oferta ingente de restaurantes. Y como la hamburguesa está de moda en todo el mundo desde hace años, en París, capital de un país que siempre ha estado un poco obsesionado con la cultura estadounidense, se pueden encontrar decenas de restaurantes de inspiración americana centrados en esta delicia de carne picada. 

Uno de los últimos que he probado es Loulou Friendly Diner


Situado en pleno Boulevard Saint Germain, Loulou podría definirse como un bistrot americanizado, o un diner muy francés. Como podéis ver en las fotos, la decoración es muy agradable, mezclando elementos tan parisinos como los azulejos blancos y la terraza con un una pared de ladrillo visto con el rótulo pintado. 

El servicio es muy amable: no sólo servicial, sino simpático y muy cercano, todo rasgos rara vez vistos en restaurantes franceses. Siempre se ha dicho que los camareros parisinos son desagradables, y aunque esas afirmaciones suelen ser exageraciones y generalizaciones, después de llevar aquí dos años puedo deciros que tienen mucha base real. En Loulou Friendly Diner te dan la bienvenida con una sonrisa, son totalmente sinceros en cuanto a tiempo de espera se refiere, y no dudan en entablar conversación contigo, todo en un tono muy distendido y amigable. 


Como se puede comprobar en su menú, tienen una carta centrada en sándwiches, hamburguesas y ensaladas. También proponen brunch y desayunos. 

He ido dos veces, y en las dos ocasiones he pedido el bacon cheeseburger. La carne está excelente, y es de los pocos restaurantes donde "al punto" significa precisamente eso y no un "hecha lo justo para que no esté roja". No, señores: si pido carne al punto, no la quiero cruda, pero tampoco la quiero hecha. Para eso está la tercera opción, "bien hecha". Por alrededor de 5 euros más, todas las hamburguesas de la carta tienen la opción de ser dobles. 

La hamburguesa lleva cebolla roja, lechuga, rodajas de pepinillo, queso, una salsa especial y bacon. Y lleva lo suficiente de cada, no la ridícula loncha de bacon que ponen muchos restaurantes (o McDonald's, sin ir más lejos).

La nota negativa son los aros de cebolla, un plato muy popular pero que rara vez está a la altura de su fama. En Loulou se pasan un poco de aceitosos, así que no esperéis los aros excepcionales e inigualables de Foster's Hollywood o TGI Friday's. 

El precio es bastante asequible para ser un restaurante de moda y de París: dos hamburguesas, una cerveza, una cola y un plato de aros de cebolla salieron a 48 euros. El cheeseburger de Loulou Friendly Diner sale a 14.40 euros, ninguna salvajada para el índice cheeseburger parisino (el precio del cheeseburger de una carta es un baremo muy útil para calcular el precio relativo de un restaurante).

90 Boulevard Saint Germain
75005 Paris
Abierto todos los días desde las 9:00

Fotografías: Paris Sorties, Ou Bruncher

martes, 10 de junio de 2014

Suecadas

Hay una nueva moda en Youtube, y consiste en rehacer tráilers de películas de forma casera, copiando plano por plano los avances pero usando escenografía y vestuario lo más obvios posibles. Son las suecadas, o sweded trailers en inglés. Todo viene de la película de 2008 Be Kind Rewind (Rebobine, por favor, en España), en la que los protagonistas se veían obligados a volver a grabar todo el catálogo de cintas VHS de un videoclub para que el negocio pudiera seguir funcionando. Los clientes iban a darse cuenta de las diferencias, evidentemente, así que publicitaban la alternativa explicando que se trataba de cine sueco.

La película tiene bastantes años ya, pero la moda apareció en Youtube hace alrededor de dos, y dese entonces muchos de los grandes éxitos de Hollywood han sido rehechos de este modo: como muestra, aquí podéis ver una comparativa, plano por plano, del tráiler de The Dark Knight Rises. Hay muchísimas versiones de todo tipo de avances por la red de vídeos (otro ejemplo: la primera parte de The Hobbit), pero los creadores del tráiler de la cinta de Batman, Dumb Drum, me parecen realmente buenos. Os dejo con su versión sueca de The Avengers.

 

domingo, 13 de abril de 2014

Unboxing de "Star Wars: Al filo del Imperio"

No todo van a ser películas y chorradas de Internet en este blog. Hoy tenemos dosis de Star Wars y de rol, todo en uno. 


El universo creado por George Lucas en 1977 ha tenido dos ediciones de juego de rol (una de West End Games, desde 1987 hasta 1999, y otra de Wizards of the Coast, que duró hasta 2011), a la que se sumó recientemente la desarrollada por Fantasy Flight Games, que la editorial de rol y juegos Edge Entertainment publica ahora en España. El sistema de juego es totalmente nuevo, y utiliza dados personalizados, diferentes a los de los demás juegos de rol, una característica que le valió bastantes críticas al ser anunciada. 

Antes de publicar el manual básico de Star Wars: Al filo del Imperio, Edge saca a la venta, como hiciera la editorial estadounidense en su momento, una caja de iniciación con un resumen de las reglas y una aventura introductoria. A la espera de que el extenso libro (de más de 400 páginas) llegue a las estanterías, con esta caja, un grupo puede descubrir el nuevo sistema de juego y familiarizarse con el sistema creado por Fantasy Flight Games. De hecho, es un excelente modo de introducir en los juegos de rol a gente que nunca los ha probado. 


La caja de inicio se presenta en un cartón con un bonito diseño compacto dentro del que se encuentran todos los componentes: 

  • Libro de aventura "Huida de Mos Shuuta"
  • Libro de reglas
  • Hoja introductoria
  • Mapa
  • 4 cuadernos de personajes pregenerados
  • 14 dados especiales
  • 8 fichas de Destino
  • 35 fichas de personaje
  • 5 fichas de vehículos


Cada libreto tiene una maquetación clara y refrescante, muy apropiada para el ambiente de space opera en la frontera que quieren darle al juego. El precio de esta caja, 29'95 €, parece elevado, pero realmente, analizando el precio habitual de juegos de mesa y libros de rol, está bastante ajustado para el contenido que lleva: la bolsa de dados podría venderse fácilmente por entre diez y quince euros, y teniendo en cuenta que todo el material impreso está a color, sin duda el total está bastante ajustado.

La aventura inicial incluye las reglas más básicas necesarias para jugarla, y está redactada de modo que puede jugarse sin conocer el reglamento de antemano. Este modo de jugar sobre la marcha puede ser muy útil para introducir a jugadores nuevos, y me muero de ganas de probarlo. El libro de reglas incluido presenta todas esas normas más detalladamente y otras nuevas para darle más profundidad al sistema. Ambos libretos se verán complementados por el manual básico con todo el reglamento que Edge Entertainment publicará hacia febrero o marzo. 

Mientras llega el básico, en la web de Edge ya está disponible para descarga "El largo brazo del hutt", la aventura gratuita que continúa la trama de "Huida de Mos Shuuta". 

martes, 25 de marzo de 2014

La evolución del cine en tres minutos

Un amante del cine, Scott Ewing, ha condensado más de cien años de cine en tres minutos de un clip maravilloso, con fragmentos de una película por año. 


En la descripción del vídeo podéis ver el listado de filmes que ha utilizado en el montaje. 

lunes, 3 de marzo de 2014

Oscars 2013: Best Photo Ever



En una gala en la que Ellen DeGeneres ha publicado el tuit más retuiteado de la historia y Leonardo DiCaprio se ha quedado, una vez más, sin estatuilla, Gravity ha arrasado con ocho premios, a pesar de que el de Mejor Película ha sido uno de los únicos que ha podido llevarse 12 Years a Slave.